viernes, 17 de diciembre de 2010

Los riesgos de las bebidas energéticas


 El consumo de bebidas energéticas es cada vez más frecuente, tanto entre los jóvenes y estudiantes como en los deportistas, lo cual puede traer sus consecuencias indeseadas, en especial, si se combinan con alcohol o se tiene algún trastorno como hipertensión.


En principio, es necesario diferenciar estas bebidas de las isotónicas, las que se consumen para reponer los líquidos y minerales perdidos tras una actividad física intensa. 

Las energéticas, por su parte, están hechas a base de cafeína y otros estimulantes, y aportan una dosis extra de energía, estimulan y dan una sensación temporal de bienestar y mayor concentración.

Si bien su consumo moderado no es un riesgo para las personas sanas, sí lo pueden ser en hipertensos y en personas que sufran de cardiopatías.

Uno de los grupos que más ingieren de este tipo de bebidas es el de los jóvenes, y en especial, cuando son estudiantes, ya que suelen recurrir a ellas para rendir mejor, combatir el estrés y el cansancio
Los deportistas, por su parte, también suelen consumirlas como complemento para su actividad física.

Pero lo cierto es que su consumo trae consigo un cierto riesgo, ya que si se utilizan como sustituto nutricional, se mezclan con alcohol o si se abusa de ellas pueden traer consecuencias indeseadas. 
Las bebidas energéticas están compuestas de agua, cafeína, carbohidratos, vitaminas, y otras sustancias tonificantes como la taurina.
Suele suceder que los jóvenes las consumen tras muchas horas de marcha para evitar el cansancio, y si se ha bebido alcohol lo que hacen es enmascarar la sensación de borrachera gracias a los compuestos estimulantes. De aquí, que muchas veces puede traer aparejado un mayor consumo de alcohol aún y un riesgo para la salud.
El combinar ambas bebidas pone al cuerpo en alerta y tensión puede provocar un aumento de la adrenalina, palpitaciones, sudores, e incluso, en dosis elevadas puede causar temblores y arritmias y llevar a una deshidratación.
Así también, una elevada concentración de azúcares puede entorpecer la correcta absorción de agua en el intestinoDe aquí, que tampoco sean recomendadas para los deportistas, ya que dificultan la hidratación.

Estar óptimamente "energizado" requiere un nivel aceptable de actividad física, sueño adecuado, estrategias efectivas de alimentación e hidratación. Una bebida energética por si sola nunca sustituirá a todos estos elementos.

jueves, 16 de diciembre de 2010

¿Frío o calor?


Cuando realizamos un ejercicio, practicamos un deporte o simplemente hacemos algún movimiento físico simplemente por el placer de hacerlo, el riesgo de sufrir una lesión está siempre presente. Normalmente, lo más común, es sufrir una torcedura.

Y la primera reacción, para la mitad de nosotros, cuando nos sucede uno de estos accidentes es correr por una bolsa de hielo. O, en el caso de la otra mitad de la humanidad, empezar a calentar el agua para entibiar la zona afectada.

Todos podemos confundirnos y hacer una utilización inadecuada de estas dos herramientas. Son las más comunes y las que todos pensamos que no pueden hacernos mal o afectarnos negativamente de ninguna forma. Pero es mejor saber lo que estamos haciendo, entender en qué casos es mejor utilizar el frío y en cuáles lo adecuado es el calor.

Muchas veces, utilizar calor en un tobillo lesionado puede dar como resultado una hinchazón mucho mayor a la mañana siguiente y viceversa. Todo debe ser utilizado de la forma adecuada, en el momento y sobre las zonas adecuadas.

Hielo

Empezaré hablando un poco del hielo, ya que es al que le hemos encontrado mayor utilidad.

1)     El hielo es excelente cuando la lesión se acaba de producir, normalmente en las primeras veinticuatro horas. Esto no es limitante, es decir, puede ser que el hielo tenga que ser aplicado durante más tiempo, aunque nunca por más de cuarenta y ocho horas.
2)     En general, se puede decir que el hielo se puede utilizar tanto para lesiones de tipo muscular como de articulaciones. También es aplicable sobre los tendones.
3)     Más allá de esto, el hielo es una apuesta segura cuando estamos hablando de lesiones articulares, en especial de tobillos, hombros, codos, etc. Es muy útil en el caso de esguinces y torceduras.
4)     Sirve para controlar la inflamación.
5)     ¿Cómo trabaja el hielo sobre la herida? Lo que hace el frío es reducir la llegada de sangre a la lesión, ya que es un constrictor de los vasos sanguíneos que se encuentran cerca de las capas superiores de la piel o en esta. Esto ayuda a detener o, por lo menos, hacer más lento, el proceso inflamatorio y, especialmente, la formación de líquido en la zona lesionada.
6)     ¿Cómo aplicar el frío? Para empezar, algo básico es que nunca debemos aplicar el hielo directamente sobre la piel. Siempre debe haber algún tipo de cubierta protectora, ya sea una toalla, una bolsa o una bolsa de hielo. El hielo, cuando es aplicado directamente sobre la piel, y más aun cuando se trata de piel que está especialmente sensibilizada por los perjuicios recibidos por la lesión, daña la piel, causa lo que normalmente se conoce como “quemar” la piel.  Cada tanto levantaremos la aplicación, para ver que la piel no este recibiendo demasiado frío. No mantendremos la aplicación por demasiado tiempo sin mover. Este es el mejor método, porque el hielo fresco utilizado de esta forma es el que tiene mayor poder desinflamatorio.
Otro método posible a utilizar es llenar un vaso de vidrio o una taza de agua y ponerla a congelarse. Una vez congelado, lo sacamos y aplicamos el vaso sobre la piel, moviéndolo constantemente, sobre y alrededor del área afectada.

Calor

1)     El calor es especialmente útil para ser aplicado para calmar músculos doloridos, para tirones, espasmos, antes de ejercitar, para preparar los músculos,  cuando nos estemos recuperando de una lesión y tengamos que hacer estiramientos en los músculos.
2)     También antes de sesiones de masajes o tratamientos alternativos a la medicina convencional, como pueden ser tratamientos quiroprácticos.
3)     El calor se utiliza luego de pasadas las veinticuatro o cuarenta y ocho horas, cuando ya el frío no nos resulta apropiado para el tratamiento de la lesión.
4) ¿Cómo aplicar el calor? Lo mejor es aplicar calor sobre la zona afectada, suavemente. Si podemos aplicar calor húmedo, mucho mejor, por ser más efectivo y menos riesgoso. En general, las aplicaciones serán de entre cinco y diez minutos. Al igual que con el frío, debemos mantener un control estricto sobre la aplicación, para evitar producirnos una quemadura, en este caso por calor. Hay que utilizar una cobertura entre la piel y la fuente de calor, como ser una bolsa o una toalla. Salvo que podamos utilizar, como fuente de calor, una lámpara de calor, como las que suelen utilizar los kinesiólogos.

Frío y calor
Finalmente, hay algunos casos en los que podemos aplicar tanto frío como calor indistintamente. Los efectos no serán exactamente los mismos, pero los dos serán útiles.
Es el caso de las lesiones crónicas.

El calor se aplica antes de la ejercitación, para mejorar la circulación, aumentando la temperatura. Esto ayuda a los músculos, a los tendones y a las articulaciones a tener mayor libertad de movimientos y a doblarse con más facilidad.

Luego de la sesión de ejercicios se puede aplicar hielo, para evitar los efectos inflamatorios de la hinchazón de los músculos y tendones trabajados, sobre la zona afectada por una lesión crónica. Si no tratamos de evitarlo, la inflamación puede mantenerse durante mucho tiempo, y quienes sufren de una lesión crónica saben cuanto puede doler esto.
Una buena forma de volver una lesión común en crónica es no darle tiempo de curarse correctamente. El hielo luego de la ejercitación puede ayudar a solucionar más rápidamente el problema, con lo cual hay menos riesgo de que, por impaciencia, nos hagamos un daño permanente.

Consejos
Como siempre, en cualquier situación que se relacione con la salud, hay que consultar al medico cuando algo sucede que pone en riesgo una parte de nuestro físico.

Y, una vez más, recomendamos tener cuidado cuando aplicamos el hielo o el calor. Nunca se tiene demasiado cuidado. No debemos dejar demasiado tiempo la aplicación y debemos tener mucho cuidado de no dañar más la piel de lo que ya la ha dañado la lesión.


viernes, 10 de diciembre de 2010

Alimentos para combatir la gripe


 La adecuada alimentación puede jugar un papel importante para evitar la gripe estacional, mejorar sus síntomas o curarse antes cuando esta aparece. 

He aquí algunos consejos:

1.       No hacer comidas abundantes los primeros días. El cuerpo necesita todos los recursos para combatir la enfermedad. Unas comidas muy abundantes, sobre todo ricas en grasas, exigirán concentrar demasiados esfuerzos en la digestión. Por el contrario, una dieta “light”, constituida de frutas, verduras y hortalizas resultará mucho más digerible y proporcionará al mismo tiempo una serie de principios para reducir el tiempo de la enfermedad.

       Comer alimentos con propiedades antioxidantes. Estos permiten eliminar las toxinas que produce la infección y fortalecer al organismo para que pueda rechazar nuevas invasiones.  De todos los alimentos antioxidantes mencionare los siguientes:
       Alimentos ricos en Vitamina C: Aunque la vitamina C no cura la gripe, si puede aliviar los síntomas y reducir el tiempo de duración de la misma. Los cítricos como la naranja, limones, pimientos, verduras de hojas obscuras son buenas fuentes de esta vitamina.
    Alimentos ricos en Vitamina A: Se obtiene directamente de alimentos de origen animal como el hígado, la mantequilla, leche, el queso, etc. Sin embargo, para los que prefieran comida vegetal pueden ingerir alimentos ricos en beta carotenos que el cuerpo transforma en vitamina A como son las verduras de color verde o coloración rojo-anaranjado-amarillento (zanahoria, espinacas, calabaza, etc.) 

Comer alimentos con propiedades inmunoestimulantes. Este tipo de alimentos ayuda a reforzar el sistema inmune haciendo que el organismo tenga menos probabilidades de infectarse. Entre estos alimentos se encuentran el ajo y la cebolla, ambos contienen alicina con propiedades bactericidas y antivirales. 
     Beber abundante agua y tomar muchos líquidos: la hidratación es necesaria para mantener nuestras mucosas bien hidratadas. El cuerpo durante la gripe produce gran cantidad de moco que permiten establecer una barrera en la nariz que limitara el paso a otros micro organismos. Por otra parte, las infecciones generan muchas toxinas que deben eliminarse a través de una orina abundante. 
          Comer alimentos ricos en Zinc.  Los mariscos constituyen una buena fuente de este mineral, especialmente las ostras. También alimentos como el hígado o los huevos. Si prefiere vegetales tales como espárragos, apio, higos, berenjenas. 
         Comer alimentos ricos en proteínas; además de los alimentos de origen animal, los frutos secos, las legumbres o los cereales integrales aportan proteínas.

miércoles, 8 de diciembre de 2010

Almuerzo, lunch, tentempié… o como lo queramos llamar.


El almuerzo  (del latín admordium, mordisco) no es una costumbre que se tenga muy arraigada en México. La Real Academia Española de las Lenguas le da el significado de comida que se toma por la mañana o lo que se come (en algunas zonas) entre el desayuno y la comida de mediodía generalmente entre las 9 y las 11 de la mañana.

Se entiende por lunch a la comida de medio día.  
  
Y tentempié es el mexicanismo resultado de la conjunción del imperativo “TENTE EN PIE”, o sea, bocadillo que sirve para mantenerse de pie, firme, alerta y apto con el fin de obtener mayor rendimiento entre comidas.

Para fines prácticos, para mí, son lo mismo ya que se consumen entre alimentos y  proporcionarán energía para poder  seguir con las actividades hasta la siguiente comida. Yo lo mencionaré como LUNCH.

Es muy importante resaltar que el lunch no suple el desayuno ya que este debe hacerse en casa y con las características que en un artículo anterior hago mención. Por supuesto, debe ser balanceado y nutritivo.

Si tienes la opción de elegir entre alimentos más saludables, recuerda que necesitas proteínas que encuentras en carnes, carbohidratos que encuentras en pan integral, papas, cereales, y las grasas, en una mínima cantidad y de origen vegetal.

Una buena idea es un sandwich ya sea de jamón de pavo o de atún, con  pan integral, queso fresco (panela) con alguna ensalada de acompañamiento y si agregas mayonesa que sea light.

Para variarle puedes combinarle con una ración de frutas y/o verduras:


Frutas Frescas
Verduras Crudas
  • Sandía
  • Melón
  • Plátano
  • Durazno
  • Naranja
  • Ciruelas
  • Piña
  • Papaya
  • Uvas
  • Toronja
  • Mandarina
  • Jícama
  • Brócoli
  • Coliflor
  • Zanahoria
  • Pepino
  • Germinado
  • Alfalfa
  • Apio
  • Calabacita





También estas otras opciones:


Cereales
Varios
  • Galletas con queso
  • Galletas marias o habaneras
  • Palomitas
  • Pay de fruta casero
  • Empanadas
  • Cereal de caja
  • Barras de amaranto
  • Yogurt natural o con fruta
  • Fruta seca
  • Nueces
  • Cacahuates
  • Ate con queso
  • Rollitos de Jamón
  • Queso Panela
  • Pepitas
  • Garbanzos enchilados
  • Plátanos deshidratados




Además, bebe mucha agua, lo ideal sería sustituir todas tus bebidas por ésta, y si puedes agregar un rico jugo natural, mejor.

lunes, 6 de diciembre de 2010

CONSEJOS PARA CONVATIR EL ESTRES


¿No tienes la sensación de que hoy todo el mundo está estresado? Estoy segura de que sí, quizás no es que “todos” estén estresados pero todos tenemos algún conocido que claramente siente mucho estrés o tal vez tu mismo lo sientas.

La realidad es que cada tanto todos sufrimos de estrés, esto afecta mente y nuestra salud en general. Problemas como presión baja, problemas digestivos, pérdida de cabello y los problemas de la piel suelen estar vinculados al estrés. En estos casos, sucede que muchas veces en lo último que pensamos es en nuestra nutrición.

Sin embargo, no deberías olvidar que tu cuerpo necesita los nutrientes y minerales necesarios para hacerle frente a todas las actividades y obligaciones diarias, por lo que cuando nos sentimos estresados mantener una buena alimentación es fundamental para no sentirnos cansados y combatir el estrés.
Es sabido que la falta de vitamina B puede generar depresión y dificultades en la memoria.
Es por eso que cuando te sientes estresado deberías consumir productos lácteos, huevos, nueces, plátanos, alimentos ricos en vitamina B.
En los casos que el estrés se manifieste con náuseas o problemas digestivos puedes probar con comer cereales o arroz hervido, alimentos que son sanos y livianos.
Si eres de los que bebe café en forma compulsiva deberías bajarle, una taza de café en la mañana te ayuda a comenzar el día y concentrarte mejor. Pero, varias tazas al día pueden generar un aumento de adrenalina, lo que no es para nada bueno cuando sientes estrés y puede causar fatiga. Una buena alternativa para reducir el consumo de café es consumir jugo frescos y comer frutas.
Si te sientes bajo mucho estrés debes comenzar tu día con un buen desayuno que incluya huevos y tocino. Durante el día puedes comer papas, pasta y pan, ese tipo de alimentos te ayudan a calmar el sistema nervioso.
Durante el período de estrés debes seguir un plan de nutrición apropiado para ayudarte a manejar la situación. Recuerda que una de las formas de combatir el estrés es a través de la nutrición.
http://www.vivirsalud.com

viernes, 3 de diciembre de 2010

¿Qué tal un cafecito?




¿Quién podría negar que un sabroso cafecito siempre es bueno  tomarlo en una fría mañana camino al trabajo, después de una rica comida, o como compañero infaltable en la charla con amigos?




 Información sobre la cafeína
Este ingrediente activo del café está presente en muchas comidas y bebidas, té, cacao, chocolate, etc.
La cafeína, que pertenece al grupo de sustancias llamadas xantinas, estimula el cerebro al interferir en la acción de la adenosina (un transmisor nervioso que produce calma y tranquilidad)  y provoca una sensación de euforia y de fuerza durante algunas horas.
A dosis habituales de dos a cuatro tazas diarias, 150 a 250 miligramos, estimula las funciones psíquicas,y se hace más fácil el esfuerzo intelectual, la asociación de ideas y la atención.  , facilita la coordinación, mejora tu estado de ánimo y tu motivación. También incrementa la energía, la resistencia y la rapidez, y disminuye el cansancio. Todo esto ocurre junto con un incremento de los niveles de adrenalina y noradrenalina, que son neurotransmisores activadores.
En el nivel del sistema cardiovascular actúa estimulando el corazón -incrementa la frecuencia cardiaca y la fuerza de contracción- y además aumenta la presión arterial en forma transitoria.
La máxima concentración en la sangre se alcanza entre los 30 y 45 minutos de haberla ingerido. A las tres horas ya se ha eliminado la mitad de lo que se ha absorbido.

Otros beneficios

Reduce el dolor de cabeza. Tomar una taza de café puede disminuir o eliminar el dolor de cabeza, pues éste se debe a la tensión de los vasos sanguíneos del cerebro y el café puede dilatarlos, reduciendo la intensidad del dolor. También favorece el efecto analgésico de la aspirina.
Evita coágulos sanguíneos. Son utilizadas fórmulas de cafeína en la elaboración de medicamentos para evitar coágulos sanguíneos que causan ataques cardíacos y embolias cerebrales. Múltiples estudios han demostrado que el café no sube la presión arterial, ni afecta el ritmo cardíaco, ni provoca ataques cardíacos.
 Mejora el asma y las alergias. La cafeína dilata los bronquios, combatiendo las crisis de asma y otras alergias. Incluso en la actualidad la cafeína es una de las principales sustancias de muchos medicamentos para problemas respiratorios.
 Previene la formación de cálculos. Varios estudios han comprobado que tomar una taza diaria de café ayuda a prevenir la formación de cálculos renales y biliares. El café tiene un efecto diurético y mediante el incremento de la eliminación de orina se desechan minerales que podrían acumularse.
 No aumenta el riesgo de osteoporosis. Investigaciones recientes han determinado que consumir café en dosis moderadas no incrementa el riesgo de sufrir osteoporosis. Si consumes la cantidad necesaria de calcio en tu alimentación, la cafeína no modificará el calcio en tus huesos.
 No provoca úlcera. Las úlceras son causadas por la bacteria helicobacter pylori, mas no por tomar café. El exceso de café (más de cuatro tazas diarias) aumenta la producción de jugos gástricos y puede agravar cualquier lesión estomacal. Por lo tanto, al igual que otros alimentos irritantes, no se recomienda si padeces de problemas gastrointestinales.
Disminuye el riesgo de desarrollar cáncer. Hay estudios científicos que reportan que el café no tiene relación con el riesgo de contraer cáncer. Por el contrario, consumir más de dos tazas diarias de café previene varios tipos de cáncer como el de colon o de vejiga, pues el café contiene 300 sustancias benéficas y antioxidantes. Incluso el café podría ser base para nuevos medicamentos para combatir el cáncer.
No afecta al embarazo. En la actualidad se ha demostrado que el consumo diario de 2 tazas de café no afecta la reproducción ni genera ninguna consecuencia negativa en una mujer embarazada. 
No afecta su consumo en la infancia. La cafeína no produce efectos negativos en las cantidades que puede consumir un niño. Hay estudios que demuestran que la cafeína no es tóxica en los niños normales. Sólo en los niños hiperactivos debe ser restringida, pues es un estimulante.
 Previene las caries. Ayuda a prevenir la caries, pues evita el crecimiento de bacterias en la boca, siempre y cuando se tome sin azúcar ni leche.
 Disminuye la depresión. La depresión es una enfermedad y como tal se debe tratar bajo la supervisión médica de un especialista. Sin embargo, estudios publicados por centros de investigación con reconocimiento mundial, descubrieron que el consumo moderado de café (cuatro tazas diarias) ayuda a sobrellevarla, pues es un estimulante natural que brinda energía.
 Reduce el riesgo de desarrollar diabetes. Según recientes investigaciones, beber entre tres y cuatro tazas de café al día puede reducir hasta en un 30% el riesgo de desarrollar diabetes, ya que sus componentes disminuyen la concentración del azúcar en la sangre.


Recomendaciones

El consumo excesivo de cafeína puede provocar un aumento en el ritmo cardíaco, palpitaciones, tensión arterial, irritabilidad, insomnio, ansiedad, intranquilidad, temblores, acidez estomacal, diuresis, náuseas o vómitos.

Tú mismo debes conocer, en base a tu propia experiencia y a la reacción de tu organismo, tu límite en cuanto a la cantidad de café que consumas. ‘Hay personas que pueden tomar 5 ó 6 tazas de café mientras otros sólo pueden beber sólo una.

Una sana alimentación no necesita incluir cafeína, pero hacerlo de forma moderada no producirá ningún riesgo para tu salud. Si tienes una buena salud, puedes beber una cantidad moderada de tres o cuatro tazas (de 235 ml) diarias de café. Pero no lo tomes después de las 6 de la tarde si quieres dormir bien en la noche.

Si deseas dejar de tomar café, te recomendamos reducir gradualmente su consumo, pues dejar la cafeína de forma repentina te puede producir dolores de cabeza, somnolencia, ansiedad o irritabilidad.

En este artículo se Habla de café tipo americano y no del café tipo expreso. El café expreso es mucho más fuerte y sus efectos secundarios son mayores.




miércoles, 1 de diciembre de 2010

DESAYUNO NÚMERO UNO PARA LOS CAMPEONES


Como ya vimos en un artículo pasado, el Desayuno es muy importante para el buen desempeño de nuestro cuerpo durante el día.
Todo desayuno tendría que tener una base compuesta por tres grupos de alimentos. En concreto, la mejor opción son los cereales ya que constituyen una forma sencilla de obtener estos tres tipos de alimentos: granos, leche y fruta, además de muchos otros beneficios.

¿Por qué son tan buenos los cereales?

Rápidos y fáciles. Personas de cualquier edad y habilidad para cocinar pueden repararse sin problemas un tazón, sin tener que cocinar ni limpiar.
Prácticos. Simplemente con tenerlos guardados en la alacena, el desayuno estará listo para las mañanas con prisas.
Ricos en hidratos de carbono. Nuestros músculos necesitan hidratos de carbono para tener energía. Cereales, un plátano y jugo de alguna fruta o verdura son un desayuno excelente y rico en hidratos de carbono.
Ricos en hierro. Si elige marcas enriquecidas, puede aumentar su ingesta de hierro y reducir el riesgo de padecer anemia. Beba jugo de naranja o alguna otra fuente de vitamina C con los cereales a fin de mejorar la absorción del hierro que contiene.
Ricos en calcio. Los cereales son ricos en calcio cuando los comemos de preferencia con leche baja en grasa o yogur.
Bajos en grasa y colesterol. Son una alternativa más sana para el corazón que los desayunos normales a base de tostadas con mantequilla, pan o huevos con jamón.
Versátiles. En lugar de comer siempre la misma marca, pruebe mezclar cereales para crear nuevos sabores. Varíe aun más añadiendo plátano, pasas, miel, fresas, etc.

lunes, 29 de noviembre de 2010

La culpable de aletargarnos en invierno: Melatonina

A muchos les encanta, otros lo detestan. Hablamos del invierno, época más fría del año. Y es que durante esta temporada se pueden observar numerosos cambios en las personas producidos principalmente por la melatonina, una hormona producida en la glándula pineal o epífisis, situada en el cerebro, y participa en numerosos procesos celulares, neuroendocrinos (se refiere a ciertas células que envían hormonas a la sangre en respuesta a la estimulación del sistema nervioso) y neruofisiológicos (determinado por la variedad de modelos de conductas que manifiestan los organismos).  

Se sintetiza y segrega dependiendo de la cantidad de luz que recibe nuestro organismo. A menor incidencia de luz, más secreción de melatonina. Por ello las largas noches y la poca luz durante el invierno hacen que las concentraciones de melatonina sean mayores durante esta época del año.


El aumento de la concentración de melatonina nos produce esa necesidad de estar todo el día durmiendo metidos en casa, produce somnolencia.
También aparece falta de interés y aumentan las ganas de comer a todas horas, ya que la melatonina disminuye la temperatura corporal lo que conlleva a ingerir más alimentos, especialmente alimentos energéticos, que contengan grasas e hidratos de carbono.
Esto es un gran gran problema, ya que si sumamos la inactividad estacional y la mayor necesidad de comer en mayores cantidades y alimentos más energéticos, obtenermos un gran aumento de peso.

Pero ahí no acabo todo, el aumento de esta hormona reduce los niveles de serotonina, que es fundamental en la regulación de los estados de ánimo. También disminuye la dopamina debido a la menor incidencia de la luz solar, provocando pérdida de atención y falta de concentración y de interés.

Lo mejor y más adecuado para sobrellevar estos cambios es la práctica de ejercicio físico que contrarrestre todas las adversidades mencionadas, así que a mantenerse activos.

Asi mismo, los alimentos que te beneficiarán en esta época son los que contengan  proteínas de origen animal, por lo tanto, las principales fuentes son los huevos y la leche, seguidos de pescados, carnes. También abunda en los cereales integrales. 


http://www.vitonica.com/enfermedades/melatonina-culpable-de-aletargarnos-en-invierno

viernes, 26 de noviembre de 2010

SECCIÓN ESPECIAL

¡Atención Atletas!

"Todos los atletas se  pueden beneficiar de una correcta alimentación, que respaldará un entrenamiento constante, les llevará a conseguir buenas marcas en la competición y les ayudará a mantener una buena salud"
Lamine Diack. Presidente dela IAAF. Nutrición en el Atletismo. Guía Práctica.


La elección de una buena dieta ofrece muchos beneficios a todos los atletas,
independientemente de la prueba que realicen, de la edad o del nivel de la
competición:
-       Óptimas ganancias en el programa de entrenamiento.
-       Mejora de la recuperación durante y entre las pruebas, y sesiones de entrenamiento.
-       Consecución y mantenimiento de un físico y un peso ideal.
-       Reducción del riesgo de lesión y enfermedad.
-      Alcanzar la confianza de estar bien preparado para la competición.
-       Consistencia para lograr un rendimiento de alto nivel.
-       Disfrute de los alimentos y de las comidas sociales.

A pesar de estas ventajas, muchos atletas no cumplen sus objetivos nutricionales.
Entre los problemas y desafíos más comunes se encuentran:
-      Escaso conocimiento de los alimentos y bebidas, y unas aptitudes inadecuadas en la cocina.
-       Pocas opciones a la hora de hacer la compra o comer fuera.
-       Información escasa y desfasada sobre la nutrición deportiva.
-       Economía restringida.
-       Una vida ajetreada que no deja tiempo para adquirir o consumir los alimentos adecuados.
-       Poca oferta para escoger buenos alimentos y bebidas.
-       Uso indiscriminado de suplementos y alimentos deportivos.


Aunque no existe una dieta o alimento mágico, hay muchas maneras de comer y beber bien que pueden permitir a los atletas de todos los niveles conseguir sus objetivos, tanto en el entrenamiento como en la competición. No tiene sentido entrenar duramente e ignorar los beneficios derivados de la elección de una correcta alimentación. 

Esta sección: !Atención Atletas! ha sido  diseñada para ofrecer a atletas y entrenadores una perspectiva de las últimas directrices en nutrición deportiva. Asi mismo sera util para todos aquellos que desean namenerse sanos y en forma.

Nutrición en el Atletismo

jueves, 25 de noviembre de 2010

¡Alto! Es momento de comer más despacio


Muchas veces vivimos de prisa y sentimos que el tiempo está contra nosotros, esto ocasiona que realicemos ciertas actividades de manera acelerada. Prisa para llegar al trabajo, prisa para estudiar, prisa por encontrar pareja, prisa, prisa y más prisa.

Lamentablemente, ni siquiera nuestra alimentación se ha salvado de este ritmo tan veloz y misterioso. Así, ahora ya podemos encontrar comida precocinada e incluso ya cocinada para llegar a casa y comerla rápidamente. También los restaurantes de comida rápida o la conocida "fast food" terminan por tener un gran peso en nuestros hábitos de comida.
Comer rápido y sin masticar bien los alimentos no permite que llegue la señal al cerebro de que ya estamos llenos o saciados y que ya no necesitamos comer más, por lo que ahí radica la importancia de dedicarle un receso de nuestras actividades para que cada tiempo de comida sea aprovechado al máximo por nuestro organismo.

Checa estos puntos que te demuestran la importancia de comer despacio
                                           
 En la boca: 
Nuestra saliva tiene una función antibacteriana en el sentido que al darle muchas vueltas a la comida en la boca, facilitamos que la segregación de ésta elimine numerosas bacterias que pueden venir en la comida. Además nos ayuda a tragar mucho mejor.

En el intestino y el estómago:
Si masticamos muchas más veces la comida, nos permitiremos una digestión mucho más saludable y ligera. Además, es necesario también comer despacio para ir despertando poco a poco y de una forma natural nuestros jugos gástricos que serán los que nos ayuden a asimilar las propiedades de los alimentos. Por otro lado también estaremos cuidando la salud de nuestro estómago que evitará así los tan dolorosos y molestos trastornos digestivos.
En el cuerpo:
Si se ingieren demasiado rápido los alimentos y sin masticar adecuadamente se le impedirá al cuerpo que absorba muchos de los nutrientes. Así que por ejemplo, si nos comemos una deliciosa ensalada llena de vitaminas y minerales sin apenas masticarla, de nada nos servirá.


A continuación les presentao algunas recomendaciones sencillas para organizar mejor los tiempos de comida:

-       Si se trata del desayuno, en la noche anterior o antes de dormir prepara lo que podrías desayunar en familia o para llevar al trabajo. Ve que sean cosas fáciles y rápidas como leche con cereal y fruta de tu preferencia. O igual podría ser un rico sándwich con algún agua de fruta.

-       Para media mañana lleva algún tipo de refrigerio que pueda ser fácil de comer como un yogur; alguna fruta que puedas lavar, empacar y llevar; verduras picadas, etcétera.

-       Respeta siempre los horarios de tus tres principales comidas: desayuno, almuerzo y cena. Si los retrasas o te los "saltas" lo más probable es que luego tengas mucha hambre y comas rápidamente lo primero que veas.

-       Evita comer mientras ves televisión o escuchas la radio, ya que esto solamente hace que te distraigas y que no prestes atención a lo que comes y no se envíe la señal de saciedad o de que ya estás satisfecho al cerebro.

-       Si puedes, cuenta el número de veces que masticas cada bocado; que sean por lo menos 20 veces, esto te ayudará a relajarte y comer un poco más despacio.

Los sencillos consejos que acabamos de presentar aplican para todas las personas, aunque si eres una que está tratando de controlar su peso esto te ayudará mucho más de lo que crees, incluso el primer paso o ganancia que obtendremos será admitir o darnos cuenta de que comemos rápido y a partir de ahí podremos modificar ciertos hábitos.

miércoles, 24 de noviembre de 2010

Las mejores Dietas comienzan con un buen DESAYUNO


De todos los errores nutricionales que podemos cometer, saltarse el desayuno ¡es el mayor!

El desayuno es muy importante porque es la primera ingesta tras largas horas de ayuno durante el sueño; sin embargo, con el estilo de vida actual, esta costumbre se ha ido perdiendo e incluso se han creado falsas ideas que relacionan su omisión con una rápida pérdida de peso corporal.

Las consecuencias de "saltarse" el desayuno pueden variar, pero van desde la falta de concentración hasta somnolencia, cansancio, malestar estomacal, dolor de cabeza... incluso puede motivar mareos, vómitos o desmayos.

Esto ocurre porque el organismo necesita energía que proviene de la glucosa (azúcar en alimentos) para sus funciones en el día. Si no desayunas, las reservas de glucosa que se acumulan en la cena resultan insuficientes para reactivar correctamente el funcionamiento del cuerpo, ya que durante el sueño, a pesar de estar inactivo, muchas funciones vitales siguen realizándose, como respirar o latir del corazón. Ese suministro de glucosa se va consumiendo durante el descanso.

Por ello, es preciso que en la mañana recibamos una fuente adecuada de alimentos que provean al cuerpo de la energía suficiente para la jornada.

Otro punto importante es que el cerebro funciona casi exclusivamente a base de glucosa, por lo que es necesario que los alimentos que se ingieran en el desayuno aporten un suministro adecuado de esta sustancia.

La importancia de un buen desayuno se traduce en un funcionamiento adecuado del cuerpo y, principalmente, de la mente.

Diferentes investigaciones han comprobado que la falta de desayuno motiva una mayor ingesta en horas posteriores, lo que deriva en aumento de peso.

En los niños no desayunar ocasiona una disminución en el rendimiento escolar y menor capacidad creativa; si la falta de desayuno es permanente provoca un aumento de peso a mediano plazo, y a su vez, produce mayores niveles de colesterol y menor sensibilidad de insulina lo que se traduce en predisposición a diabetes.

No sólo la falta de desayuno predispone a un aumento de peso, sino también el tipo de alimento: alta cantidad de fibra (cereales, frutas, vegetales) contribuyen a mejorar la regulación de apetito en el día y a un menor peso corporal, pues la fibra posee un efecto de mayor saciedad.


Date tiempo y selecciona bien tus alimentos, procurando consumir frutas, verduras, pan o cereal y, por supuesto, una buena fuente de calcio, como son los alimentos lácteos en general.


http://www.nutreymuevetuvida.uady.mx/articulos/arti.php

martes, 23 de noviembre de 2010

ANTES PIRÁMIDE ALIMENTARIA, AHORA, PLATO DEL BIEN COMER


A raíz de que se observó por un lado un importante índice de desnutrición en el mundo y, por otro, el creciente porcentaje de sobrepeso y obesidad, en 1992 el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos crea una guía  de lo que se debe consumir diariamente para obtener los nutrientes que el cuerpo necesita para mantenerse en balance:  
 
LA PIRÁMIDE ALIMENTARIA

Para su interpretación se entiende que los alimentos dispuestos en la cima o vértice superior son los que deben consumirse en menor cantidad y los que están cerca de la base son los que se deben comer con mayor  frecuencia y cantidad.


Sin embargo, esa imagen no es la adecuada para los mexicanos, ya que fue hecha para la población estadounidense caracterizada por tener una complexión más grande y alta, y con alimentos y patrones alimenticios diferentes a los nuestros. Por tal motivo fue diseñado  EL PLATO DEL BIEN COMER por y para los mexicanos, y está basado en un proceso de investigación en el cual se consideraron tanto los aspectos técnicos como la percepción y la aceptación de la población mexicana.



 

El Plato del Bien Comer se volvió reglamentario a partir de enero de 2006, ya que apareció como parte de una norma oficial (NOM-043-SSA2-2005, publicada en el Diario Oficial de la Federación) que especifica distintos aspectos para orientar a nuestra población en materia de nutrición.






Sencilla clasificación
El Plato del bien comer divide a los alimentos de mayor consumo en México en tres grupos:
  • Frutas y verduras. Son productos como espinaca, nopales, brócoli, zanahoria, aguacate, chile, jitomate, naranja, manzana, fresa, melón y papaya. Aportan vitaminas y minerales, y son los que deben consumirse en mayor cantidad pues, de acuerdo con recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), es necesario ingerir cinco raciones por día (cada ración equivale a una pieza o una taza, aproximadamente).
  •  
  • Cereales y tubérculos. Se trata de alimentos como papa y camote, además de pan, pasta, galletas y granos (maíz, trigo, avena o arroz), mismos que de preferencia deben consumirse con cascarilla (integrales). Proporcionan carbohidratos, vitaminas y minerales, y deben incluirse en la dieta diaria en cantidad suficiente, es decir, 3 ó 4 raciones en promedio (cada ración consta de dos tortillas, una rebanada o pieza mediana de pan, 3/4 de taza de cereal para desayuno con fibra o media taza de papa).
  •  
  • Leguminosas y alimentos de origen animal. Incluye a la leche y sus derivados, carne, pollo, pescado y huevo, además de frijol, haba, lenteja o garbanzo. Nos dan proteínas, vitaminas y minerales, y se deben incluir aproximadamente 3 raciones por día (cada una de 100 gramos de carne, 120 de pescado o 3/4 de taza de legumbres).